Dieta keto y migraña

La dieta keto es de las estrategias nutricionales más estudiadas para combatir los episodios de migraña. Y no es la única que haya dado resultados prometedores.

Dieta keto y más enfoques para prevenir la migraña

Los pacientes con migraña tanto episódica como crónica necesitan un tratamiento multimodal basado en la combinación de medicación y cambios de hábitos.  Como sabemos, la predisposición a la migraña no depende solo de la herencia genética: hay varios factores del estilo de vida pueden predisponer al desarrollo de la migraña.

¿Qué desencadena la migraña?LEE EL ARTICULO

Por esto, se están difundiendo muchos estudios para investigar el papel que puede desempeñar los hábitos y el estilo de vida, principalmente el efecto de cambios de los hábitos de sueño y de la alimentación.

Hay un número ya relevante de trabajos científicos que evalúan por ejemplo el efecto del ayuno y de dietas keto o bajas en hidratos de carbono y grasa contra la aparición de episodios de migraña y para atenuar su intensidad.

Tanto el ayuno como una alimentación hipocalórica, la dieta keto (cetogénica) y dietas de eliminación parecen valiosas herramientas para atenuar la migraña

Alimentos que empeoran los síntomas 

Antes de centrarnos en los hábitos que atenúan los síntomas, vamos a recordar que hay específicos alimentos que se asocian a una mayor frecuencia y gravedad de los ataques de migraña.

El queso, el chocolate, los cítricos, el alcohol, el café, el tomate, el atún, la caballa, los productos con levadura, el pescado poco fresco y el vino tinto se encuentran entre los alimentos que pueden desencadenar ataques de migraña. A estos se les pueden sumar otras bebidas ricas en sulfitos, como el vino blanco y el vinagre blanco. Sin embargo, no todo el mundo es sensible a los mismos alimentos y, por lo tanto, es bueno seguir una dieta de exclusión específica y tratar a cada individuo de forma absolutamente personalizada.

El queso, el chocolate, los cítricos, el alcohol, el café, el tomate, el atún, la caballa, los productos con levadura, el pescado poco fresco y el vino y el vinagre se conocen como los principales desencadenantes de ataques de migraña. En general, se recomienda limitar la ingesta de alimentos ricos de aminas vasoactivas.

¿Qué alimentos contiene histamina? –> LEE EL ARTICULO

Aun así, cada sujeto con migraña puede tener un desencadenante específico o un conjunto único de desencadenantes. La identificación de alimentos pro-migraña no es sencilla ni ha llegado todavía a un consenso en la comunidad científica. La auto-observación ayuda muchísimo la evaluación de cada caso.

 ¿Por qué duele tanto la migraña? LEELO AQUI

¿Por qué afecta más a las mujeres? LEELO AQUI

Las dietas que alivian la migraña: keto y más enfoques

1. Dieta keto o Low Carb

En la literatura existen muchos estudios, a partir de principios de la década de 1990, que evalúan el impacto de una restricción de carbohidratos, con inducción de cetosis (dieta keto) o sin ello, tanto en el número de ataques de cefalea como en la potenciación del efecto.

La restricción de carbohidratos es una estrategia antiinflamatoria y neuroprotectora, mejora las funciones mitocondriales y la producción de ATP.

En cuanto a las dietas keto y de bajo impacto glucémico, son bastante toleradas y tienen pocos efectos secundarios. En este modelo dietético, los carbohidratos se limitan a 40-60 gramos por día, obviamente con un índice glucémico inferior a 50. Esta estrategia dietética da como resultado una reducción significativa de la inflamación y, por lo tanto, de los ataques de migraña.

En un estudio específico (Di Lorenzo en 2013), también se analizó el efecto del ayuno cetogénico en comparación con las dietas clásicas bajas en calorías, en la prevención de ataques de migraña crónica. El trabajo confirmó la superioridad del enfoque keto en respeto a un regimen hipocálorico normoglucidico.

2. Dieta baja en grasa

Varios estudios en la literatura han confirmado el efecto de las dietas bajas en grasas como medio de profilaxis de la migraña / dolor de cabeza. Los estudios realizados hasta la fecha han evaluado la ingesta de grasas desde muy baja (menos de 20 g / día durante 12 semanas) a moderada (<20% del consumo energético diario total) durante meses.

En cualquier caso, se ha observado que una dieta baja en grasas conduciría a una reducción significativa de la frecuencia de los dolores de cabeza, la gravedad/intensidad de los ataques y la necesidad de tratamiento farmacológico.

Generalmente, la dieta alta en grasas aumenta el colesterol LDL en plasma y, en consecuencia, aumenta la agregación plaquetaria. El aumento de la agregación plaquetaria sería el rasgo determinante para el aumento de la predisposición a tener dolores de cabeza con una dieta grasa.

3. Omega-6/Omega 3 

El aumento de la ingesta de grasa omega 3, tanto en forma dietética como de suplementación, puede ayudar a equilibrar el desequilibrio inflamatorio en estos pacientes.

Además, un estudio aleatorizado evaluó el efecto de la ingesta de omega-3 y omega-6 para verificar la teoría de los posibles efectos de diferentes grasas sobre las características del dolor de cabeza. Cincuenta y cinco adultos con migraña crónica redujeron su ingesta de grasas omega-6 o redujeron las grasas omega-6 junto con un mayor consumo de omega-. Después de cada semana, las personas que tomaban niveles altos de omega-3 en combinación con una dieta baja en omega-6 mostraron una mayor mejoría en el dolor de cabeza que los pacientes con dolor de cabeza de dieta reducida en omega-6.

La cantidad y el tipo de grasas influyen en las respuestas inflamatorias, sobre todo el equilibrio entre la ingesta de omega-6 y omega-3.

¿Sabías que las semillas de chía son de los alimentos vegetales más ricos de grasa omega-3? LEE EL ARTICULO

4. Dieta baja en sal

Según los resultados de un gran estudio de cohortes de 2015, habría una relación inversa entre la presión arterial y la aparición de migraña.

Por lo tanto, puede ser lógico predecir que las intervenciones dietéticas que reducen la presión arterial también pueden reducir la aparición de dolores de cabeza.

En este sentido, algunas estrategias nutricionales para controlar la cantidad de ingesta de sodio y reducir la presión arterial (incluida la dieta famosa Dieta DASH), podrían considerarse un tema de interés en los estudios de profilaxis de la migraña.

El sodio de la dieta estimularía la ocurrencia e intensidad de los al influir directamente en el aumento de la presión arterial o favorecer una disfunción endotelial.

La evidencia disponible sobre la ingesta de sodio en relación con los dolores de cabeza se ha centrado principalmente en la ingesta de glutamato monosódico (GMS) al inicio del ataque de migraña.

La comida procesada puede seriamente empeorar el trastorno por su alto contenido en glutamato monosódico

 

Sin embargo, debido a la falta de ensayos clínicos bien diseñados y de acuerdo con los resultados actuales, no existe una base convincente para los probables efectos beneficiosos de una dieta baja en sodio sobre las migrañas. Por lo tanto, se necesitan estudios en animales in vivo e in vitro y más estudios clínicos bien diseñados para aclarar los efectos del sodio en la dieta sobre la patogénesis de la migraña / dolor de cabeza.

¿Tienes migraña recurrentes? Adelgazar te ayudará

Actualmente, la asociación entre migraña primaria y obesidad es un campo de investigación de creciente interés. La relación entre cefalea primaria y obesidad se ha observado en varios estudios científicos.

Mientras tanto, se ha observado que los sujetos obesos (con índice de masa corporal (IMC) ≥ 30) tienen un riesgo relativo cinco veces mayor de desarrollar migrañas en comparación con los individuos de peso normal (Scher et al, 2003). Además, los sujetos obesos experimentarían dolores de cabeza más frecuentes y severos que los individuos de peso normal.

La obesidad abdominal está entre los posibles factores de riesgo independiente para el desarrollo de migraña

La relación hipotética entre obesidad y dolor de cabeza se ha relacionado con una alta liberación de marcadores inflamatorios. Entre los agentes proinflamatorios estudiados, se ha informado un nivel elevado de proteína C reactiva (PCR), conocido como marcador de inflamación sistémica, tanto en individuos obesos como en pacientes con migraña. Además, hay muchos estudios en la literatura que asocian las migrañas con un aumento de los niveles de insulina.

Migraña y apetito

En los últimos años se está estudiando el papel de algunos reguladores del apetito en el desarrollo de las migrañas.

La serotonina es responsable del consumo de alimentos y la regulación del peso corporal, y todo está controlado por el hipotálamo. Durante un ataque de migraña, las concentraciones de este neurotransmisor aumentan drásticamente, ya que la serotonina se libera masivamente de las plaquetas. Y esto da como resultado la vasoconstricción de las arterias y las arteriolas y el dolor resultante.

Otro regulador del apetito, que también podría contribuir a las migrañas, es la orexina A. Se ha observado un aumento en el nivel de orexina en el líquido cefalorraquídeo en pacientes con migraña. La orexina A puede tener características antinociceptivas y probablemente desempeñar un papel en la reacción compensadora al dolor y también contribuir a la percepción del hambre.

 

¡CONTÁCTAME! para tener un acompañamiento directo y personalizado

Conclusiones

En conclusión, se puede decir que:

  • Existen diferentes enfoques dietéticos que parecen aliviar las migrañas según estudios .
  • Los más prometedores son los que atenúan el estado inflamatorio, la función plaquetaria y la regulación del tono vascular.
  • Destacan especialmente las dieta de bajo índice glucémico (dieta keto o dieta Low Carb) ya que podrían desempeñar un papel positivo en la neuroprotección y compensación de la disfunción de la serotonina.
  • La dieta keto promete ser una profilaxis eficaz para la migraña tanto episódica como crónica. Contribuiría a restaurar la excitabilidad y el metabolismo cerebral y a contrarrestar la neuroinflamación en la migraña, aunque su mecanismo preciso aún no está claro.
  • Un alimentación que mantenga un adecuado equilibrio entre grasa omega-6 y omega-3 sería otra herramienta eficaz para mejorar la migraña.
  • Está claro que, un individuo con migraña necesita tratamiento farmacológico, pero también un enfoque dietético focalizado puede ser de apoyo válido, eso sí mediante dietas de exclusión, que mediante suplementación e integración, en caso de carencias.
  • Por supuesto es muy importante que la persona siempre recurra a profesionales competentes (medico, nutricionista, dietista) para evitar eliminar incluso alimentos que son realmente esenciales y no peligrosos para su Salud.

Doctora en Alimentación y Salud

Life Coach especializada en Alimentación y Estilo de vida

Facilitadora de Procesos de Mindful Eating

 

 

Referencias científicas:
  • Migraineand Diet. Gazerani P. 2020 Jun 3;12(6):1658. doi: 10.3390/nu12061658.
  • The Role of Dietand Nutrition in Migraine Triggers and Treatment: A Systematic Literature Review. Hindiyeh NA, Zhang N, Farrar M, Banerjee P, Lombard L, Aurora SK. 2020 Jul;60(7):1300-1316. doi: 10.1111/head.13836. Epub 2020 May 25.
  • Association of diet and headache. Razeghi Jahromi S, Ghorbani Z, Martelletti P, Lampl C, Togha M; School of Advanced Studies of the European Headache Federation (EHF-SAS). J Headache Pain. 2019 Nov 14;20(1):106. doi: 10.1186/s10194-019-1057-1. Review
  • Nattagh-Eshtivani E, Sani MA, Dahri M, Ghalichi F, Ghavami A, Arjang P, e.a. The role of nutrients in the pathogenesis and treatment of migraine headaches: Review. Biomed Pharmacother. juni 2018;102:317–25.
  • Ketogenic dietin migraine: rationale, findings and perspectives. Barbanti P, Fofi L, Aurilia C, Egeo G, Caprio M.Neurol Sci. 2017 May;38(Suppl 1):111-115. doi: 10.1007/s10072-017-2889-6.
  • Amer M, Woodward M, Appel LJ (2014) Effects of dietary sodium and the DASH diet on the occurrence of headaches: results from randomised multicentre DASH-sodium clinical trial. BMJ Open 4(12):e006671
  • Bigal ME, Lipton RB, Holland PR, Goadsby PJ (2007) Obesity, migraine, and chronic migraine possible mechanisms of interaction. 68(21): 1851–1861ù
  • Schnabel TG (1928) An experience with a Ketogenic dietary in migraine. Ann Intern Med 2(4):341–347

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code